A continuación te damos las claves para que consigas hacer de tu estudio un momento del día provechoso e interesante. Estas pautas te servirán para automotivarte y estudiar más duro de cara a los exámenes.

Recomendaciones para ganar motivación al estudiar

  1. Sé curioso con el tema que estés estudiando. Estudiar teniendo interés en lo que se estudia hace que el esfuerzo sea mucho menor y todo se vuelva más fácil. Intenta averiguar si hay alguna forma posible de aplicar lo que estás estudiando a tu vida. Despertando tu curiosidad innata conseguirás que el tema te resulte más fácil y útil.
  2. Establece horarios de estudio en el momento adecuado. Es recomendable planear tu día de estudio con antelación, determinando las horas del día en las que estudiarás y te concentrarás y también indicando cuándo dejarás tiempo para relajarte y descansar la mente. Estudiarás mejor sabiendo que posteriormente tendrás tiempo para disfrutar. Sin embargo, el estudio debe ser prioritario y debes hacerlo antes que el resto, de lo contrario harás más difícil el comenzar a estudiar. Intenta escoger una hora del día en la que no tengas demasiadas distracciones.
  3. Lo importante es empezar. Lo más difícil de todo es comenzar a estudiar. Dar el primer paso siempre es lo más duro, pero después todo se hace más llevadero y puedes seguir el ritmo con mayor facilidad. Convéncete de ello.
  4. Haz paradas antes de arrancar en lo más interesante. De esta forma será más fácil retomar el estudio tras la pausa, puesto que se avecina lo más agradable o interesante de tu estudio.
  5. Elimina las distracciones del entorno. Es esencial evitar las tentaciones y dejar a un lado todo lo que pueda desconcentrarte, como la TV, el teléfono, ordenador, etc.
  6. Crea un ambiente favorable para el estudio. Las condiciones para estudiar deben ser buenas: una habitación tranquila con buena iluminación, temperatura adecuada, buena ventilación y sin música ni distracciones. Coloca todos los libros y papeles útiles en tu área de estudio.
  7. Marca objetivos. Establece cuántos temas o páginas estudiarás en un determinado plazo de tiempo. Esto hará que tengas mayor motivación y sentirás más satisfacción al alcanzar los distintos objetivos fijados.
  8. Date premios por el esfuerzo. Recompénsate si cumples bien con el trabajo, disfrutando de tu comida favorita o viendo algún programa que te guste, por ejemplo.

Si sigues estos consejos ganarás motivación al estudiar y harás que ponerte a estudiar pase de ser un suplicio a una actividad interesante y enriquecedora que te será útil en tu vida diaria.